Aunque en la disfunción eréctil intervienen múltiples factores, cada vez se pone más el acento en la relación de este problema sexual con otros elementos de riesgo cardiovascular. Una idea que ahora refuerza un nuevo estudio, en el que el consumo de antioxidantes naturales (presentes en frutas, verduras o vino) se asocia con una reducción del 10% en el riesgo de sufrir impotencia.Durante 10 años, un grupo de investigadores británicos y americanos evaluó a más de 50.000 varones incluidos en un amplio estudio. Además de preguntarles por sus problemas para tener una erección en los años 2000, 2004 y 2008, los científicos desarrollaron detallados cuestionarios sobre el nivel de flavonoides antioxidantes incluidos en su dieta. Sobre todo, a través de la ingesta de alimentos como los frutos rojos (cerezas, moras, rabanitos…), cítricos, té verde o vino.En el grupo de varones que más antioxidantes consumían se observó una reducción del riesgo de desarrollar disfunción eréctil del 14%, aunque cuando estas sustancias se asociaban, además, con ejercicio físico el beneficio podía alcanzar incluso el 21%. El mayor beneficio derivado de los flavonoides se halló en menores de 70 años.Como explica Aedin Cassidy, al frente del estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, «ya se sabía que el consumo de ciertos alimentos ricos en flavonoides reduce el riesgo de problemas cardiovasculares o diabetes. Pero es la primera vez que se asocia con una reducción de la difunción eréctil», un problema que afecta -según las distintas estadísticas- a entre el 33% y el 52% de la población masculina.De todos los tipos de flavonoides analizados, los que mayores beneficios aportaron en el estudio fueron las antocianinas, las flavononas y los flavones, presentes sobre todo en fresas, arándanos, manzanas, vino tinto, peras y cítricos. Los autores comparan el efecto que se logró con sólo unas pocas raciones semanales de estos alimentos al equivalente a caminar entre dos y cinco horas semanales a buen ritmo.
PUBLICIDAD
[sociallocker][/sociallocker]

Como recuerda otro de los autores, Eric Rimm, además de beneficiar a su salud sexual, el consumo de este tipo de sustancias tiene además otros beneficios para la salud. «La impotencia es a menudo un indicador de otros problemas vasculares, y su detección ofrece una oportunidad única para intervenir y prevenir problemas cardiovasculares, infartos de miocardio e incluso fallecimientos». Por eso, añade, los varones con problemas de erección que comiencen a hacer elecciones saludables (como una dieta rica en antioxidantes y ejercicio físico), no sólo lo van a notar en la cama, sino que estarán protegiendo además su corazón.Las cifras que manejan los investigadores alertan de que antes del año 2025, más de 322 hombres en todo el mundo tendrán un problema de disfunción eréctil.

www.elmundo.es